Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Like/Tweet/+1

Doctrina sobre las obras

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Doctrina sobre las obras

Mensaje  Mireily el Mar 24 Jul - 11:36

Hermanos:

Abro este tema para q dialoguemos sobre como el Catolicismo ve las obras y como lo ven los protestantes históricos y los surgidos de estos, ya que este es un tema que es muy conflictivo.


Dios los Bendiga!!!

_________________
“Un Cristiano Fiel, Iluminado por los Rayos de la Gracia al igual que un cristal, Deberá Iluminar a los Demás con sus Palabras y Acciones, con la Luz del Buen Ejemplo”. -San Antonio de Padua

Mireily
Moderador

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 04/05/2011
Edad : 28
Localización : Puerto Rico

http://www.catolicosfirmesensufe.org/

Volver arriba Ir abajo

Re: Doctrina sobre las obras

Mensaje  GATOSENTADO el Mar 24 Jul - 12:35

Mireily escribió:Hermanos:

Abro este tema para q dialoguemos sobre como el Catolicismo ve las obras y como lo ven los protestantes históricos y los surgidos de estos, ya que este es un tema que es muy conflictivo.


Dios los Bendiga!!!

Bueno, los protestantes históricos, en si son seguidores de Lutero, Calvino, Huns, y algunos otros, pero aunque varias la forma en el fondo se mantiene una opinión positiva de las obras. De hecho aun Calvino, que no atribuye a las obras la salvación de ningún modo, ve en las obras aunadas a la Fe, el signo de la elección divina y la manifestación de Cristo Rey en todo su esplendor en dicha alma... como les digo, los Padres de la Reforma no negaban el valor de las obras de alguna u otra manera, generalmente las comunidades modernas, ya sectas mas bien norteamericanas, separadas del pensamiento de los Padres de la Reforma son las que han negado el valor de las obras, de hecho la conferencia de iglesias evangelicas en EUA en 2006-2007, realizo una asamblea con el fin de unirse y regresar al pensamiento de la Reforma, de ahi que actualmente algunos evangelicos ya regresaron al uso del crucifijo e inclusive algunos la cruz procesional, han retornado poco a poco a un pensamiento netamente reformista.

En La Confesión de Augsburgo es muy claro el pensamiento de la Reforma:

Cito:

XX. LA FE Y LAS BUENAS OBRAS

Se acusa falsamente a los nuestros de prohibir las buenas obras. Pues sus escritos
acerca de los Diez Mandamientos y otros escritos ponen de manifiesto que han proporcionado buenas y útiles exposiciones y exhortaciones respecto a las profesiones y obras verdaderamente cristianas. Acerca de esto se enseñó poco anteriormente; al contrario, mayormente se recalcaban en todos los sermones obras pueriles e innecesarias, como el rezo del rosario, el culto a los santos, el monacato, peregrinaciones, ayunos, fiestas, cofradías, etc.
Nuestros adversarios ya no alaban tales obras innecesarias con tanta exageración como antes. Además, han aprendido ahora a hablar de la fe, sobre la cual en tiempos pasados no predicaban absolutamente nada. Ahora enseñan que no somos justificados ante Dios solamente por las obras, sino que añaden a ello la fe en Cristo. Dicen que la fe y las obras nos hacen justos delante de Dios. Tal enseñanza posiblemente proporcione algo más de consuelo que la enseñanza de que se confíe únicamente en las obras.

Ya que la doctrina de la fe, que es la principal de la existencia cristiana, dejó de
acentuarse por tanto tiempo (como es forzoso admitir), y sólo se predicaba en todas partes la doctrina de las obras, los nuestros han enseñado lo siguiente respecto a estas cosas:

Primeramente, nuestras obras no pueden reconciliarnos con Dios ni merecer la gracia,
sino que esto sucede sólo mediante la fe al creer que se nos perdonan los pecados por causa de

Este artículo es una respuesta a la Tesis N°86 de las 404 de Juan Eck, en la cual atacó a Melanchton la enseñanza de que Dios es el autor de todo cuanto sucede, sea bueno o sea malo. El texto ampliado dice: «Si Dios fuera su Padre, ustedes me amarían, porque yo he salido de Dios y vengo de él. No he venido por mí mismo, sino que él me envió. ¿Por qué ustedes no comprenden mi lenguaje? Es porque no pueden escuchar mi palabra. Ustedes tienen por padre al demonio y quieren cumplir los deseos de su padre. Desde el comienzo él fue homicida y no tiene nada que ver con la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, habla conforme a lo que es, porque es mentiroso y padre de la mentira. Pero a mí
no me creen, porque les digo la verdad» (Juan 8:42-45).

Cristo, quien es el único mediador que reconcilia al Padre. Ahora bien, quien piense realizar
esto mediante las obras y merecer la gracia, desprecia a Cristo y busca su propio camino a Dios en contra del Evangelio.

Sobre esta enseñanza acerca de la fe discurre Pablo abierta y claramente en muchos
textos, especialmente en Efesios 2:8: «Ustedes han sido salvados por su gracia, mediante la fe. Esto no proviene de ustedes, sino que es un don de Dios; y no es el resultado de las obras, para que nadie se gloríe».

Se puede demostrar con los escritos de Agustín que no se introduce ninguna
interpretación nueva con esto, quien trata este asunto esmeradamente y enseña que por
medio de la fe en Cristo obtenemos la gracia y somos justificados delante de Dios y no
mediante las obras, como pone de manifiesto todo su libro titulado El espíritu y la Letra.

Si bien es cierto que esta doctrina es muy despreciada entre personas que no han sido
puestas a prueba, no obstante, es harto consoladora y benéfica para las conciencias tímidas y aterrorizadas. Porque la conciencia no puede hallar paz y sosiego por medio de las obras, sino sólo por la fe que se persuade con seguridad de que a causa de Cristo tiene un Dios lleno de gracia, como Pablo dice en Romanos 5:1: «Justificados, entonces, por la fe, estamos en paz con Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo».

*
En tiempos pasados no se enseñaba este consuelo en los sermones; al contrario, las
pobres conciencias eran estimuladas a apoyarse en sus propias obras, de modo que
emprendían obras de diversas clases. La conciencia impulsó a algunos a entrar en los
monasterios con la esperanza de merecer la gracia por medio de la vida monástica. Otros
idearon otras obras con el fin de merecer la gracia y hacer satisfacción por los pecados. Muchos de ellos experimentaron que no se lograba la paz por estos medios. Por lo tanto, era necesario predicar y recalcar diligentemente esta doctrina de la fe en Cristo para que los hombres supieran que se consigue la gracia de Dios únicamente por la fe y sin el mérito propio.

Se enseña también que en este contexto no se trata de aquella fe que también los
diablos y los impíos tienen, quienes también creen la historia de que Cristo sufrió y resucitó de los muertos. Al contrario, se trata de la verdadera fe que cree que mediante Cristo obtenemos la gracia y el perdón del pecado.

Ahora bien, el que sabe que por medio de Cristo tiene un Dios lleno de gracia, éste
conoce a Dios, le invoca y no vive sin Dios a semejanza de los paganos. Pues el diablo y los incrédulos no creen en este artículo del perdón de pecados; por consiguiente, son hostiles a Dios, no pueden invocarle y nada bueno esperan de Él. Por lo tanto, la Escritura se refiere a la fe, como acabamos de indicar, pero no llama fe al conocimiento que poseen el diablo y los hombres impíos. En Hebreos 11:1 se enseña que la fe no consiste solamente en conocer los relatos, sino en tener la confidente certeza de que Dios cumplirá con sus promesas.

*
También
Agustín nos recuerda que debemos entender que en la Escritura la palabra “fe” significa la

41
De spiritu et litera, 19,34.
*
Es importante destacar, como la misma Confesión lo hace luego, que la justificación de Dios no sólo nos hace recibir el perdón y la Vida
Eterna, sino también nos hace estar en paz con Dios, con nuestros prójimos y con nosotros mismos. Si esta paz no llega a nuestros corazones,
entonces no estamos viviendo la justicia de Dios como corresponde. Como cristianos buscamos esa paz que sólo viene de Dios.
*
Hebreos 11:1: «Ahora bien, la fe es la garantía de los bienes que se esperan, la plena certeza de las realidades que no se ven».12
confianza en Dios, la certeza de que Él nos da su gracia, y no sólo el conocimiento de los
sucesos históricos que también poseen los diablos.


Además, se enseña que las buenas obras deben realizarse necesariamente, no con el
objeto de que uno confíe en ellas para merecer la gracia; sino que han de hacerse por causa de Dios y para alabanza de Él. La fe se apodera siempre sólo de la gracia y del perdón de pecados.
Y ya que mediante la fe se concede el Espíritu Santo, también se capacita el corazón para hacer buenas obras. Pues antes de creer, cuando no tiene el Espíritu Santo, el corazón es demasiado débil. Además está bajo el poder del diablo, que impulsa a la pobre naturaleza humana a cometer muchos pecados. Esto lo vemos en el caso de los filósofos quienes se propusieron vivir honrada e irreprochablemente. Sin embargo, no pudieron llevarlo a cabo, sino que cayeron en muchas graves transgresiones manifiestas. Así acontece cuando el hombre no tiene la verdadera fe ni el Espíritu Santo y se gobierna sólo con sus propias fuerzas humanas.
Por consiguiente, no se le ha de recriminar a esta doctrina de la fe que prohíba las
buenas obras: al contrario, antes bien ha de ser alabada por enseñar que se deben hacer
buenas obras y por ofrecer la ayuda con la cual realizarlas. Porque fuera de la fe y aparte de Cristo la naturaleza y el poder humanos son demasiado débiles como para hacer buenas obras, invocar a Dios, tener paciencia en medio del sufrimiento, amar al prójimo, llevar a cabo con diligencia los oficios que han sido ordenados, ser obediente, evitar los malos deseos, etc. Tales grandes y genuinas obras no pueden hacerse sin la ayuda de Cristo, como Él mismo dice en Juan 15:5: «Yo soy la vid, ustedes los sarmientos. El que permanece en Mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer».

GATOSENTADO
Usuario

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 14/11/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Doctrina sobre las obras

Mensaje  Mireily el Mar 24 Jul - 14:39

Pero es q cuando leo eso lo veo como nuestra doctrina.. en realidad no entiendo cual es la diferencia de la Reforma y los nuevos cristianos surgidos de ella, respecto a las obras como nuestra doctrina lo plantea.

Especialmente no entiendo a q se refieren con "fe y por la fe la demuestro con obras" y ese circulo de q las obras no te salvan pero eres juzgado por ellas y las tienes q demostrar... NO ENTIENDO Sad

_________________
“Un Cristiano Fiel, Iluminado por los Rayos de la Gracia al igual que un cristal, Deberá Iluminar a los Demás con sus Palabras y Acciones, con la Luz del Buen Ejemplo”. -San Antonio de Padua

Mireily
Moderador

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 04/05/2011
Edad : 28
Localización : Puerto Rico

http://www.catolicosfirmesensufe.org/

Volver arriba Ir abajo

Re: Doctrina sobre las obras

Mensaje  GATOSENTADO el Jue 26 Jul - 12:27

Mireily escribió:Pero es q cuando leo eso lo veo como nuestra doctrina.. en realidad no entiendo cual es la diferencia de la Reforma y los nuevos cristianos surgidos de ella, respecto a las obras como nuestra doctrina lo plantea.

Especialmente no entiendo a q se refieren con "fe y por la fe la demuestro con obras" y ese circulo de q las obras no te salvan pero eres juzgado por ellas y las tienes q demostrar... NO ENTIENDO Sad

La Reforma planteo una reforma a la MISMA FE CATOLICA, no pretendía cambiar los dogmas implícitos en los primeros 7 concilios, ni sus enseñanzas, (que todos los Reformadores aceptaban), el problema Mereily es el revoltijo que hacen muchos apologetas de escritorio hoy en día, que no saben distinguir entre un secta fundamentalista como muchas de las actuales, y la historia de la Reforma en si, hasta Lutero y Calvino tuvieron que luchar contra las sectas que enseñan algo distinto, yo lo que noto, es que los apologetas hoy en dia son solo de escritorio, no son investigadores en si, no indagan mas que en fuentes parciales (por no decir en Google), no proponen, solo repiten como loro lo que un cura u otro apologeta dijo, lo peor es que a veces ese cura o ese otro apologeta solo repiten viejos prejuicios sin ningun rigor historico (como ciencia).... la Reforma es un tema muy profundo, al investigar uno se da cuenta de que la moneda tiene DOS lados y no solo el Romano, (aceptemoslo, si vemos solo lo Romano, solo veremos una version y obtendremos solo justificaciones sobre las metidas de pata de los nuestros) ya lo dije en los grupos, no existiria un Lutero, si no hubiera existido un abuso y la corrupcion de algunos Papas de Roma que fueron Incoherentes con la Fe, nos guste o no, no existiria un Calvino, sin los abusos de un clero local que abusaba desde su Obispo de ciudadanos y campesinos, etc... todos tenemos errores y mientras mantengamos una "apologetica" de escritorio que solo busca justificar a unos y condenar a otros, muchos no entenderan cuando la realidad historica se les aparece como es... sin justificaciones. (Supongo que tengo el don de amar mi Fe, pero no estar defendiendo a lo ciego las cosas solo por un Papa las diga, o solo por que la parcialidad me asegura estar comodo y decirme apologeta sin cuestionar mi propia creencia).... en fin.

GATOSENTADO
Usuario

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 14/11/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Doctrina sobre las obras

Mensaje  Mireily el Sáb 28 Jul - 15:19

Tienes razon. Pero mi duda es: Lutero entonces no propuso nada nuevo respecto a las obras y la fe q sea heretico?

_________________
“Un Cristiano Fiel, Iluminado por los Rayos de la Gracia al igual que un cristal, Deberá Iluminar a los Demás con sus Palabras y Acciones, con la Luz del Buen Ejemplo”. -San Antonio de Padua

Mireily
Moderador

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 04/05/2011
Edad : 28
Localización : Puerto Rico

http://www.catolicosfirmesensufe.org/

Volver arriba Ir abajo

Re: Doctrina sobre las obras

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 16:56


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.